Barro y manos entrelazadas, barro frío y suave, manos cálidas y rugosas por la tarea…

Un lugar: almas modelando sueños, palabras modelando almas y entre ellas el barro que le da sentido a ese recorte de vida, a esa vida con alma de barro, con manos de sueños.

Así de mágico es ese lugar que nos agrupa, donde los duendes nos revolotean la vida… donde la vida se hace cacharro de ayer y de hoy… donde se evoca a los dueños de la tierra y al hombre de hoy, con tiempo y sin tiempo, con apuros, con paciencia, con nostalgiosa búsqueda de la libertad.

Hombres y mujeres con manos de barro, con barro en las manos, evocando vidas, transmitiendo sueños… buscando la felicidad…

domingo, 4 de julio de 2010